jueves, 12 de junio de 2014

Escalibada solar

Escalibada o Espencat en cocina solar parabólica.


Con la llegada de los calores del verano también nos llegan las ganas de comer cosas frescas y ricas. Afortunadamente ya comienza a haber a su vez verdura de temporada para preparar típicos platos estivales, como la escalibada, un fenomenal acompañante del arroz, de la carne y del pescado o un primero que nos quita el gusanillo cuando nos sentamos a la mesa. 

Una escalibada típica consta de las siguientes hortalizas asadas al horno, luego enfriadas y troceadas en tiras anchas y aliñadas con aceite de oliva virgen extra y sal:

BERENJENA, CEBOLLA y PIMIENTO. 

Como el proceso del asado de las verduras lleva cierto tiempo y debe hacerse de forma suave y progresiva para que nada se queme, una cocina solar parabólica bien empleada y transformada en horno de convección con un juego triple de bandejas negras es la herramienta ideal a coste energético cero!

Ingredientes para una escalibada de 4 personas:
  • 1 Berenjena grande partida en mitades o cuartos a lo largo
  • 4 cebollas pequeñas peladas y partidas por la mitad
  • 1 pimiento rojo grande.


Para el aliño: sal gris sin refinar, medio vaso de aceite de oliva virgen extra y opcionalmente ajo crudo laminado fino.  Tiempo de horneado: 90-120 min. 

Herramientas: 1 cocina solar parabólica ALSOL de 140 cm, 3 bandejas de chapa negra esmaltada, formando dos de ellas la base y la tercera la tapa. 


Lavamos y cortamos la verdura y la colocamos en la bandeja doble (doble fondo que evita quemaduras en la materia prima).

Colocamos las bandeja cerradas en la cocina solar y dejamos que se ase todo unos 90 - 120 minutos, dependiendo de la fuerza del sol. 


Se puede apreciar la temperatura de la chapa exterior. 

Cuando todo está bien asadito, dejamos enfriar, cortamos la verdura en tiras, excepto las cebollas y lo servimos en platos separados con aceite de oliva y sal. Para el que guste, puede añadir ajo en láminas finas.

Se come con pan de pueblo, alioli y una copa de tinto de verano.  Bon profit. 


sábado, 8 de marzo de 2014

Ragú solar de pollo II


Ragú (Ragout) de pollo en cocina solar, re-inventado. 


Creo que una receta similar a ésta debe andar en los anales de este blog, pero como me gusta re-inventar lo que cocino, voy a dejaros una receta muy sabrosa y diferente de comer pollo, de una forma muy gráfica, basada en los siguiente ingredientes:

1 kilo de pollo sin piel, troceado en dados.
1 cebolla grande picada.
1 vasito de alcaparras.
1 litro de agua filtrada.
1 vasito de aceite de oliva virgen extra.
50 gr. de margarina vegetal
50 gramos de harina de trigo.
2 -3 cucharaditas de sal marina sin refinar.
Zumo de un limón pequeño.
2 hojas de laurel.

Este ragú creo que es de origen francés. Se trata de un plato de pollo troceado en sala bechamel con alcaparras y un toque de limón, hecha con una cebolla picada y el caldo del propio pollo, sin leche. Necesitaremos una batidora eléctrica para picar fina la cebolla. Se acompaña de arroz, pasta o patata hervida.


Antes de nada pongo una olla de hierro colado en la cocina solar para que se caliente.


Adelanto la orientación de la cocina solar unos 20 minutos a la trayectoria solar, de forma que los rayos concentrados de la cocina reboten durante 30-40 minutos en la olla. La sombra en el suelo lo indica, al estar unos 10º desviada del paralelaje. 


De este modo los rayos del sol se reflejan más en un lado de la olla y viajarán a lo, largo de la misma, aportando el calor necesario. Hay que tener en cuenta que el sol, nuestra fuente de energía, se mueve en apariencia y hay que seguirle la pista con la cocina solar. 


Cuando la olla esté a casi 300º


podemos echar la carne, untada en el aceite.



Debido a la masa de carne fría, la temperatura de la olla baja a 143 ºC.


Las ollas de hierro fundido o colado, al tener mucha masa térmica, son las más recomendadas para cocinar con el sol, ya que acumulan bastante calor.


Mientras se haga la carne, sofreímos la cebolla picada con margarina vegetal.


Y al cabo de media hora añadimos 1 litro de agua previamente calentada a la carne. 


Cuando la cebolla esté dorada, añadimos la harina y removemos, añadiendo al cabo de unos minutos el caldo del pollo. Al final echamos las alcaparras y el zumo de limón. Rectificar de sal. 


Mezclamos la bechamel con el resto del caldo del pollo, removemos y dejamos hervir unos 20 minutos más todo. 


Y éste es el resultado. Bon profit. 



viernes, 31 de enero de 2014

Pollo solar con tomate y ajos.


Foto de mi webcam orientada al NW para controlar las llegadas de los frentes y la formación de nubes sobre el Puig Campana. 

A pesar de la aparición de grandes cúmulos en el cielo de la Marina Baixa, en Benidorm en sol, posicionado a 40º encima del horizonte en el Sur, me proporciona casi 700 vatios de radiación solar medida con mi estación meteorológica Davis Vantage Pro 2.


Estación meteorológica Davis Vantage Pro en Benidorm


Así que me he puesto a cocinar unos ricos trozos de pollo de una manera muy sencilla, en cazuela de hierro colado, con tomate, ajo, hierbas y aceite de oliva.


Mezclo los trozos de pollo con los demás ingredientes:




  • 1 pollo troceado en pedazos grandes, sin pechuga.
  • 1 Tomate grande maduro en trocitos pequeños.
  • 3 dientes de ajo, en rodajas gordas.
  • 1 vasito de aceite de oliva virgen extra.
  • Tomillo seco
  • Orégano seco
  • Sal marina sin refinar. 


Precaliento la olla hasta que esté por encima de los 200 ºC.



Echo todo a la olla y vigilo para darle la vuelta al cabo de 10 minutos y luego durante 90 minutos cada media hora +-.


Minuto cero de la cocción. en total precisa de 70-90 minutos, a mí me gusta muy tierno, por lo que lo dejo que se rehogue bien, añadiendo un vasito de vino blanco en los últimos 15 minutos de cocción. 

Y así queda el plato de pollo, que podemos acompañar de arroz o pasta, o pan...





lunes, 25 de noviembre de 2013

El chef solar, el cielo y los vatios.

Con una cocina solar parabólica de 140 cm puedo hervir, asar, freír, hornear, con los accesorios adecuados. Pero esa capacidad asombrosa de una cocina solar depende fundamentalmente de las condiciones del cielo. Y es que cielos azules hay muchos...


Para el cocinero solar es imprescindible una mirada panorámica al cielo antes de pensar en cocinar con el Sol.  Si está despejado y no hay nubes a la vista, puede empezar a planificar su comida solar del día. Pero el tiempo de cocción y la fuerza del parabol para calentar nuestra comida a la temperatura adecuada según el proceso (hervir, asar, freír u hornear) dependen de factores meteorológicos o atmosféricos que también conviene tener en cuenta, porque no todos los cielos azules son iguales y eso se mide a nuestros efectos en vatios por metro cuadrado


Monitor meteorológico en el que se aprecia en el centro que la máxima potencia solar en vatios por m2 de hoy fue 584 W. Eso suele coincidir con el mediodía solar, es decir las 13 horas en invierno. Véase la gráfica roja. Nos indica claramente cuál es la franja horaria para cocinar con el Sol: de 11 de la mañana a 3 de la tarde en Noviembre en Benidorm, 38ºN. 

ENTENDER LOS VATIOS. 

Una cocina solar ALSOL 1.4 tiene una potencia de captación en superficie de 1800 vatios gracias a su espejo parabólico especial fabricado en aluminio pulido. Pero eso no quiere decir en absoluto que contemos con dicha potencia para cocinar, pues no es otra cosa que un cálculo de potencia absorbida en el reflector cuando el Sol irradia 1000 vatios por metro cuadrado en el suelo.  Pero ciertamente casi nunca llegan esos 1000 vatios hasta nosotros, porque la atmósfera retiene debido al ángulo solar (según hora del día, estación del año y localización geográfica) y a la humedad relativa una buena parte de ese potencial. La máxima potencia solar en vatios en Benidorm en Noviembre no supera los 750 W/m2. 

En otras palabras, no todos los cielos azules sirven para freír o asar, aunque sí para hervir.

Como ya decía, esto depende de 4 factores:

1. Hora del día.
2. Semana del año.
3. Ubicación geográfica. 
4. Humedad relativa en la atmósfera. 


¿Y cómo puedo averiguar cuántos vatios caen del cielo?  

Pues hay 4 métodos:

1. A ojo de buen cubero...si tenemos una dilatada experiencia con la cocción solar, los cielos azules nos hablarán en su mágico lenguaje celestial. 


2. Si nos falla esta herramienta intuitiva, podemos recurrir a webs de información meteorológica como WUNDERGROUND y tratar de encontrar una estación meteorológica cercana que nos proporcione datos de irradiación solar en vatios por m2. 


Mapa de estaciones meteorológicas en mi zona. Incluida la mía en Benidorm. Amarillo 13. 




3. Podemos comprarnos una estación meteorológica nosotros mismos. Que tenga sensor de irradiación solar.  Es una buena opción, porque además la estación nos permite tener previsiones del Tiempo de 48 horas, ideal para saber si podemos cocinar mañana con el Sol. 


Sensores UV y de irradiación solar. 


4. Compramos un medidor de radiación solar. Es una herramienta práctica que nos indica los vatios solares. 


¿Cuántos vatios de Sol por metro cuadrado necesito entonces para cocinar con el Sol?

Parece una tontería, pero para que nuestra experiencia de cocción solar sea satisfactoria a largo plazo, es muy importante no equivocarse de cielo azul.

MIS DATOS PARA LA ALSOL 1.4 

Si queremos hornear o asar la comida, necesitamos alcanzar temperaturas superiores a los 150 grados en nuestra olla u horno. Según mis observaciones, para hornear en una cocina solar parabólica o freír, necesitamos como mínimo 700 vatios por m2 de irradiación solar. Para bizcochos bastarían unos 600 W/m2. Para hervir es suficiente que nos lleguen 500 W/m2. Por debajo de eso tan sólo podemos calentar agua o recalentar un plato, con una ALSOL 1.4. 


Como todo, esto también exige experimentar y aprender sobre la marcha con nuestra cocina solar. Pero cuantos más datos fiables tengamos, más referencias exactas podemos establecer para cocinar con el Sol de manera segura. Por nada hay más frustrante que no saber por qué no se ha hecho el pastel. Igual había demasiada humedad relativa? 

Coliflor con patatas al vapor en cocina solar.


Dos cocinas parabólicas ALSOL 1.4. 

Cocinar en cocina solar parabólica al vapor tiene una ventaja considerable (que nos interesa sobre todo en invierno con días cortos y una franja horaria apta para cocinar con el Sol en latitudes entre el 37º y 40º, entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde )  y es que acorta los tiempos de cocción, porque usamos menos agua que el sol debe calentar hasta hervir a 100 ºC.  El tiempo de cocción es la pregunta del millón cuando alguien ve por primera vez una cocina solar.  En el caso de la cocción al vapor, una vez en marcha la máquina de vapor solar, nuestra verdura se cocina de forma saludable al mismo ritmo que si la cocináramos en una cocina de gas o eléctrica. Basta con un vaso de agua para el proceso de cocción completo como el plato de hoy:

Coliflor con patatas y zanahoria.



Ingredientes:
  • Una coliflor mediana entera.
  • 3 patatas medianas partidas en cuartos
  • 2 zanahorias grandes cortadas en mitades y cuartos.
  • opcional: una cebolla pelada en mitades. 
  • opcional: 4 huevos enteros para hacer huevos duros. Se añaden en los últimos 10 minutos. 

Tiempo de cocción al vapor: 30-40 minutos. 

Tiempo total: 50  minutos. 

Energía consumida: 0 kw/h

Gases emitidos: algo de vapor de agua, nada más. 

Como se puede apreciar en las fotos, la olla que cuece el agua es negra, para captar los rayos solares. El resto es el juego de vapor (cesto y tapa) de una olla de acero inox que encaja perfectamente para cerrar el sistema. 

 




miércoles, 6 de noviembre de 2013

Verdura solar al vapor.

Verdura al vapor en cocina solar parabólica ALSOL. 1.4.


Los inventos más fabulosos surgen muchas veces por una casualidad, una ocurrencia o una necesidad imperante. En mi caso el invento solar que os presento en este no-programado post es fruto de una ocurrencia casual debido a una necesidad: la de cocinar al vapor con el Sol.


Cocina solar ALSOL 1.4 y el cielo azul de Benidorm en noviembre. 

Como la mayoría de ollas al vapor son de acero inoxidable, que refleja demasiada luz solar como para alcanzar el punto de ebullición en una cocina solar, he combinado un cazo de 28 cm negro de hierro esmaltado con la cesta y la tapa de la olla al vapor, siendo éste el resultado:


El cazo con agua y el cesto al vapor encajado.


El cazo negro contiene lógicamente el agua que va a entrar en ebullición. El quid de la cuestión, para que funcione el invento, es que la cesta encaje bien y se queda a una altura de unos 5 cm del fondo del cazo, sin tocar el agua.



INGREDIENTES:

  • 1 Brécol cortado en arbustitos.
  • 3 patatas rojas peladas y cortadas en gajos 
  • 2 zanahorias peladas y cortadas en mitades y cuartos.


Y ya solo queda colocar el combinado de vapor solar en la ALSOL 1.4.


Tomad nota de que estamos a 6 de noviembre y el sol está bastante bajo, pero si nos fijamos en la foto del fondo del cazo negro, veremos que las llamas solares inciden perfectamente en la base calentando el agua rápidamente, en unos 10 minutos ya hierve. En 30 - 40 minutos más nuestra verdura está tierna.


Vista de la base con llamas solares. 

Mientras escribo esta entrada arriba en mi azotea sostenible está cocinándose un rico manjar solar vegetal, sin una pizca de sal, conservando todo el sabor de la verdura gracias a la cocción al vapor, y además sin gastar electricidad ni emitir Co2 al Planeta Tierra.


Sin necesidad de levantar la tapa ni la cesta al vapor, con un termómetro digital de pistola podemos comprobar que el agua hierve. 104,4 ºC en la base del cazo. 


Bon Profit!





sábado, 4 de mayo de 2013

Guiso solar de ternera.


Ternera estofada en cocina solar parabólica ALSOL 1.4.

Para cocinar con el sol no hay nada como una buena olla de hierro fundido, ya que el espesor del hierro distribuye y conserva excelentemente el calor de los rayos solares. Esta recetilla solar simple y sabrosa os lo va a demostrar en pocas palabras y algunas fotografías llenas de luz y energía del espacio. Esta receta ya tiene variantes con otros ingredientes en este blog.


Ingredientes para 4 personas con hambre.


  • 1 kg de ternera en tacos para guisar, de la buena. 
  • 3 patatas medianas rojas, se deshacen menos.
  • 1 cebolla blanca cortada en dados.
  • 1 zanahoria (o dos), cortada en rodajas medianas.
  • 1/2 vaso de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 cucharada de sal marina SIN REFINAR.
  • 2 hojas de laurel.
  • 10 granos de pimienta negra. 
  • 1 vasito de agua mineral o vino blanco seco para el final.



PASOS:

En la olla de hierro limpia y seca echamos la carne cortada por el carnicero profesional (no comprar las bandejas de carne cortada de los supermercados) y la cebolla en dados, el aceite, las hojas de laurel y la pimienta en grano.

Esta olla de hierro colado azul tan estupenda la puedes encontrar en el IKEA por tan solo 45 euros, cuando las de la marca de toda la vida cuestan hasta 4 veces ese precio. Tiene 3 litros de volumen. 


Tapamos la olla y la colocamos en la cocina solar parabólica durante 1 hora, removiendo cada 15 minutos, cuidando de ponernos gafas de sol, de no quemarnos los dedos con la olla y de que ésta no se resbale de la parrilla cuando removemos.


La ALSOL 1.4 mirando al cielo, recibiendo la buena energía de la Vida directa del centro de nuestros sistema solar. 


Al cabo de una hora añadimos las patatas cortadas en dados y la zanahoria en rodajas. Así se hacen pero no se deshacen. Es también el momento de añadir la sal marina no refinada.



Unos 15 minutos más tarde vertemos un vasito de agua al estofado o vino blanco seco y removemos por última vez.

Y después de unos 90 minutos con cielo despejado tenemos este rico plato, del que no hay que abusar, pero de vez en cuando un guiso de carne con patatas está muy bueno y alegra cuerpo y alma. Y además hemos cocinado sin emisiones y sin gastar electricidad o gas.


Buen provecho.