jueves, 28 de mayo de 2015

Sopa solar de remolacha roja: Borsch solar

Sopa de remolacha roja en cocina solar parabólica.



Hoy me he encontrado en la tienda bio con un manojo de tres hermosas remolachas rojas a buen precio y en mi mente se ha gestado la imagen de una sopa roja y refrescante, que se puede tomar caliente o fría, ya que es casi como un gazpacho, muy ligera y altamente nutritiva. 

Recetas de sopa de remolacha roja (borsch o borshch) hay infinitas según el país en el que busquemos, pero casi todos coinciden en al menos estos ingredientes para 8 personas:

(Tengo la suerte de poder comprar en el barrio productos de huertos bio-dinámicos).

  • 1 kg de remolacha roja cruda.
  • 2 cebollas pequeñas.
  • 2 hojas de laurel.
  • 30-50 ml de aceite de oliva virgen extra (o mantequilla).
  • 1 cucharada de sal marina sin refinar.
  • 1 pizca de pimienta.
  • 500-700 ml de agua potable. 

opcional: 1 patata.  Rabanillo picante. 

Utensilios: 1 olla de hierro colado negro 1 cocina solar parabólica ALSOL 1.4






PROCESO:

Para facilitar la cocción se pelan las remolachas y se cortan en dados pequeños, al igual que la cebolla. Si las hojas están frescas, añadimos 3 ó 4. Se rehogan durante 15 minutos en la olla puesta en la cocina solar, removiendo un par de veces. Se añade el agua y se deja hervir durante 40-60 minutos. Se tritura todo bien fino con una batidora eléctrica y se añade la sal y la pimienta. Se puede servir con un chorro de nata en el plato.  La sopa de remolacha tiene un estupendo sabor a tierra y nos conecta con la naturaleza con su aroma a subsuelo. 





Aquí se aprecian muy bien las llamas solares abrazando la olla de hiero colado negro. 



borsch o borshch




domingo, 4 de enero de 2015

Cocina solar temporizada.

Cómo programar la cocción en una cocina solar parabólica ALSOL. 


La cocina solar parabólica se basa en las leyes de la óptica. Como espejo parabólico cóncavo refleja los rayos solares y los concentra en una zona 'caliente' según la curvatura del propio espejo. En el caso de las cocinas solares ALSOL que se basan en la patente del ingeniero alemán Dieter Seifert, desarrollada hace 3 décadas y emulada por muchos, la zona caliente se encuentra justo en el centro del parabol, allí donde existe una parrilla de aluminio donde apoyamos el utensilio (olla, plancha, etc) para cocinar. 

Pero, para que los rayos solares recogidos por la cocina solar se concentren en el lugar adecuado, es decir allí donde queremos apoyar la cazuela, hay que orientar la cocina hacia la luz tanto en el eje vertical como el horizontal para que mire perpendicularmente al sol. 

Si nos fijamos en el esquema y en las siguientes fotografías, podemos apreciar que las sombras en el suelo son paralelas al soporte de la cocina solar cuando ésta se encuentra correctamente alineada. Con dicha alineación disponemos de unos 20 minutos de buena orientación antes de tener que reajustar el ángulo para que los rayos solares vuelvan a caer y concentrarse donde deben. 


Esquema de concentración de los rayos solares. 


Sombra de la estructura superior en el suelo, paralela a la base indica orientación correcta. 


Cocina solar vista desde atrás mirando correctamente al sol. 

El sol se desplaza entre 15 y 30 grados cada hora, dependiendo de la propia hora del día (+ rápidamente al mediodía) y de la estación del año.  Este cálculo nos permite programar relativamente bien la hora a la que queremos que los rayos empiecen a concentrarse donde se encuentra la olla. Si quiero que comience una hora más tarde de lo que es, tengo que adelantar la cocina unos 20-40º dependiendo del tamaño de la olla. 

TEMPORIZADOR SOLAR.


Como ejemplo, hoy (04/01/2015) me bajé a la playa a la una del mediodía (13:00 h) a darme un baño aprovechando el buen Tiempo que tenemos en Benidorm estas Navidades. Pero sabía que iba a volver tarde para empezar a cocinar con el sol. Para colmo las dos piezas de pollo que quería preparar a la cazuela con ajo y tomate estaban congeladas. De modo que hice lo siguiente: 


Giré la cocina adelantándola unos 40º a la trayectoria solar, para que los rayos solares empezaran a tocar la olla una hora más tarde. Véase la sombra oblicua en el suelo que empezaría a moverse en dirección a la estructura rectangular de la cocina solar, igual que en la fotografía de arriba. 


Por el brillo se aprecia que el foco solar está desplazado a la izquierda al lado de la olla. Sólo unos pocos rayos dispersos tocan la olla, aportando calor suficiente para acelerar la descongelación.

Una hora más tarde el proceso de cocción ha comenzado, ya que el foco solar es lo suficientemente amplio para que toque la olla a los 15 º de desviación. 


La sombra en el suelo ya está casi paralela a la base de la cocina solar. 


Las llamas solares ya están tocando la olla.


El pollo se está cocinando. 

De este modo he podido iniciar la cocción sin tener que estar a la hora necesaria. Cuando regresé de la playa a las 14:30 horas había ganado 30 minutos de cocción.  


Pollo solar con arroz blanco hervido en la olla de la izquierda. Uso ollas negras o azules, también cacharros de barro, todo menos el blanco y el acero inoxidable pulido, claro está...




martes, 2 de septiembre de 2014

SCI Festival de cocina solar 2014 Sacramento

Hola, os dejo un video del festival de cocina solar 2014 en Sacramento que me han enviado los amigos del SCI.

está en inglés:

jueves, 12 de junio de 2014

Escalibada solar

Escalibada o Espencat en cocina solar parabólica.


Con la llegada de los calores del verano también nos llegan las ganas de comer cosas frescas y ricas. Afortunadamente ya comienza a haber a su vez verdura de temporada para preparar típicos platos estivales, como la escalibada, un fenomenal acompañante del arroz, de la carne y del pescado o un primero que nos quita el gusanillo cuando nos sentamos a la mesa. 

Una escalibada típica consta de las siguientes hortalizas asadas al horno, luego enfriadas y troceadas en tiras anchas y aliñadas con aceite de oliva virgen extra y sal:

BERENJENA, CEBOLLA y PIMIENTO. 

Como el proceso del asado de las verduras lleva cierto tiempo y debe hacerse de forma suave y progresiva para que nada se queme, una cocina solar parabólica bien empleada y transformada en horno de convección con un juego triple de bandejas negras es la herramienta ideal a coste energético cero!

Ingredientes para una escalibada de 4 personas:
  • 1 Berenjena grande partida en mitades o cuartos a lo largo
  • 4 cebollas pequeñas peladas y partidas por la mitad
  • 1 pimiento rojo grande.


Para el aliño: sal gris sin refinar, medio vaso de aceite de oliva virgen extra y opcionalmente ajo crudo laminado fino.  Tiempo de horneado: 90-120 min. 

Herramientas: 1 cocina solar parabólica ALSOL de 140 cm, 3 bandejas de chapa negra esmaltada, formando dos de ellas la base y la tercera la tapa. 


Lavamos y cortamos la verdura y la colocamos en la bandeja doble (doble fondo que evita quemaduras en la materia prima).

Colocamos las bandeja cerradas en la cocina solar y dejamos que se ase todo unos 90 - 120 minutos, dependiendo de la fuerza del sol. 


Se puede apreciar la temperatura de la chapa exterior. 

Cuando todo está bien asadito, dejamos enfriar, cortamos la verdura en tiras, excepto las cebollas y lo servimos en platos separados con aceite de oliva y sal. Para el que guste, puede añadir ajo en láminas finas.

Se come con pan de pueblo, alioli y una copa de tinto de verano.  Bon profit. 


sábado, 8 de marzo de 2014

Ragú solar de pollo II


Ragú (Ragout) de pollo en cocina solar, re-inventado. 


Creo que una receta similar a ésta debe andar en los anales de este blog, pero como me gusta re-inventar lo que cocino, voy a dejaros una receta muy sabrosa y diferente de comer pollo, de una forma muy gráfica, basada en los siguiente ingredientes:

1 kilo de pollo sin piel, troceado en dados.
1 cebolla grande picada.
1 vasito de alcaparras.
1 litro de agua filtrada.
1 vasito de aceite de oliva virgen extra.
50 gr. de margarina vegetal
50 gramos de harina de trigo.
2 -3 cucharaditas de sal marina sin refinar.
Zumo de un limón pequeño.
2 hojas de laurel.

Este ragú creo que es de origen francés. Se trata de un plato de pollo troceado en sala bechamel con alcaparras y un toque de limón, hecha con una cebolla picada y el caldo del propio pollo, sin leche. Necesitaremos una batidora eléctrica para picar fina la cebolla. Se acompaña de arroz, pasta o patata hervida.


Antes de nada pongo una olla de hierro colado en la cocina solar para que se caliente.


Adelanto la orientación de la cocina solar unos 20 minutos a la trayectoria solar, de forma que los rayos concentrados de la cocina reboten durante 30-40 minutos en la olla. La sombra en el suelo lo indica, al estar unos 10º desviada del paralelaje. 


De este modo los rayos del sol se reflejan más en un lado de la olla y viajarán a lo, largo de la misma, aportando el calor necesario. Hay que tener en cuenta que el sol, nuestra fuente de energía, se mueve en apariencia y hay que seguirle la pista con la cocina solar. 


Cuando la olla esté a casi 300º


podemos echar la carne, untada en el aceite.



Debido a la masa de carne fría, la temperatura de la olla baja a 143 ºC.


Las ollas de hierro fundido o colado, al tener mucha masa térmica, son las más recomendadas para cocinar con el sol, ya que acumulan bastante calor.


Mientras se haga la carne, sofreímos la cebolla picada con margarina vegetal.


Y al cabo de media hora añadimos 1 litro de agua previamente calentada a la carne. 


Cuando la cebolla esté dorada, añadimos la harina y removemos, añadiendo al cabo de unos minutos el caldo del pollo. Al final echamos las alcaparras y el zumo de limón. Rectificar de sal. 


Mezclamos la bechamel con el resto del caldo del pollo, removemos y dejamos hervir unos 20 minutos más todo. 


Y éste es el resultado. Bon profit. 



viernes, 31 de enero de 2014

Pollo solar con tomate y ajos.


Foto de mi webcam orientada al NW para controlar las llegadas de los frentes y la formación de nubes sobre el Puig Campana. 

A pesar de la aparición de grandes cúmulos en el cielo de la Marina Baixa, en Benidorm en sol, posicionado a 40º encima del horizonte en el Sur, me proporciona casi 700 vatios de radiación solar medida con mi estación meteorológica Davis Vantage Pro 2.


Estación meteorológica Davis Vantage Pro en Benidorm


Así que me he puesto a cocinar unos ricos trozos de pollo de una manera muy sencilla, en cazuela de hierro colado, con tomate, ajo, hierbas y aceite de oliva.


Mezclo los trozos de pollo con los demás ingredientes:




  • 1 pollo troceado en pedazos grandes, sin pechuga.
  • 1 Tomate grande maduro en trocitos pequeños.
  • 3 dientes de ajo, en rodajas gordas.
  • 1 vasito de aceite de oliva virgen extra.
  • Tomillo seco
  • Orégano seco
  • Sal marina sin refinar. 


Precaliento la olla hasta que esté por encima de los 200 ºC.



Echo todo a la olla y vigilo para darle la vuelta al cabo de 10 minutos y luego durante 90 minutos cada media hora +-.


Minuto cero de la cocción. en total precisa de 70-90 minutos, a mí me gusta muy tierno, por lo que lo dejo que se rehogue bien, añadiendo un vasito de vino blanco en los últimos 15 minutos de cocción. 

Y así queda el plato de pollo, que podemos acompañar de arroz o pasta, o pan...





lunes, 25 de noviembre de 2013

El chef solar, el cielo y los vatios.

Con una cocina solar parabólica de 140 cm puedo hervir, asar, freír, hornear, con los accesorios adecuados. Pero esa capacidad asombrosa de una cocina solar depende fundamentalmente de las condiciones del cielo. Y es que cielos azules hay muchos...


Para el cocinero solar es imprescindible una mirada panorámica al cielo antes de pensar en cocinar con el Sol.  Si está despejado y no hay nubes a la vista, puede empezar a planificar su comida solar del día. Pero el tiempo de cocción y la fuerza del parabol para calentar nuestra comida a la temperatura adecuada según el proceso (hervir, asar, freír u hornear) dependen de factores meteorológicos o atmosféricos que también conviene tener en cuenta, porque no todos los cielos azules son iguales y eso se mide a nuestros efectos en vatios por metro cuadrado


Monitor meteorológico en el que se aprecia en el centro que la máxima potencia solar en vatios por m2 de hoy fue 584 W. Eso suele coincidir con el mediodía solar, es decir las 13 horas en invierno. Véase la gráfica roja. Nos indica claramente cuál es la franja horaria para cocinar con el Sol: de 11 de la mañana a 3 de la tarde en Noviembre en Benidorm, 38ºN. 

ENTENDER LOS VATIOS. 

Una cocina solar ALSOL 1.4 tiene una potencia de captación en superficie de 1800 vatios gracias a su espejo parabólico especial fabricado en aluminio pulido. Pero eso no quiere decir en absoluto que contemos con dicha potencia para cocinar, pues no es otra cosa que un cálculo de potencia absorbida en el reflector cuando el Sol irradia 1000 vatios por metro cuadrado en el suelo.  Pero ciertamente casi nunca llegan esos 1000 vatios hasta nosotros, porque la atmósfera retiene debido al ángulo solar (según hora del día, estación del año y localización geográfica) y a la humedad relativa una buena parte de ese potencial. La máxima potencia solar en vatios en Benidorm en Noviembre no supera los 750 W/m2. 

En otras palabras, no todos los cielos azules sirven para freír o asar, aunque sí para hervir.

Como ya decía, esto depende de 4 factores:

1. Hora del día.
2. Semana del año.
3. Ubicación geográfica. 
4. Humedad relativa en la atmósfera. 


¿Y cómo puedo averiguar cuántos vatios caen del cielo?  

Pues hay 4 métodos:

1. A ojo de buen cubero...si tenemos una dilatada experiencia con la cocción solar, los cielos azules nos hablarán en su mágico lenguaje celestial. 


2. Si nos falla esta herramienta intuitiva, podemos recurrir a webs de información meteorológica como WUNDERGROUND y tratar de encontrar una estación meteorológica cercana que nos proporcione datos de irradiación solar en vatios por m2. 


Mapa de estaciones meteorológicas en mi zona. Incluida la mía en Benidorm. Amarillo 13. 




3. Podemos comprarnos una estación meteorológica nosotros mismos. Que tenga sensor de irradiación solar.  Es una buena opción, porque además la estación nos permite tener previsiones del Tiempo de 48 horas, ideal para saber si podemos cocinar mañana con el Sol. 


Sensores UV y de irradiación solar. 


4. Compramos un medidor de radiación solar. Es una herramienta práctica que nos indica los vatios solares. 


¿Cuántos vatios de Sol por metro cuadrado necesito entonces para cocinar con el Sol?

Parece una tontería, pero para que nuestra experiencia de cocción solar sea satisfactoria a largo plazo, es muy importante no equivocarse de cielo azul.

MIS DATOS PARA LA ALSOL 1.4 

Si queremos hornear o asar la comida, necesitamos alcanzar temperaturas superiores a los 150 grados en nuestra olla u horno. Según mis observaciones, para hornear en una cocina solar parabólica o freír, necesitamos como mínimo 700 vatios por m2 de irradiación solar. Para bizcochos bastarían unos 600 W/m2. Para hervir es suficiente que nos lleguen 500 W/m2. Por debajo de eso tan sólo podemos calentar agua o recalentar un plato, con una ALSOL 1.4. 


Como todo, esto también exige experimentar y aprender sobre la marcha con nuestra cocina solar. Pero cuantos más datos fiables tengamos, más referencias exactas podemos establecer para cocinar con el Sol de manera segura. Por nada hay más frustrante que no saber por qué no se ha hecho el pastel. Igual había demasiada humedad relativa?