lunes, 2 de enero de 2012

Dorada solar a la sal.

Doradas a la sal en cocina solar parabólica. 

Bueno, ésta que es una receta al horno de lo más sencilla, ha tenido que esperar a que sea pleno invierno para ser probada en mi cocina solar alSol 1.4 http://alsol.es/productos/cocina-alsol-1-4/
y lo cierto es que ha superado la prueba de maravilla, gracias a que estamos teniendo unos días con cielos del tipo 3 y 4 (ver entrada cielos) es decir, muy azules y despejados, ideales para hornear.

La máxima dificultad de esta receta es sacar las doradas del manto de sal, lo demás es coser y cantar, y para ello necesitamos:

INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS

3 doradas de cultivo de 500 gramos. 
4 kg de sal especial para hornear. 

Utensilios: 2 bandejas de chapa robusta de acero esmaltado en negro (las venden el el Lidl y el ALDI por 7 euros cada una).  Una cocina solar parabólica alSol 1.4 

Tiempo: 10 minutos de preparación, 90 - 120 minutos de horneado. 
Dificultad: baja.  Coste: 15 euros.  

PREPARACIÓN


Sobre un lecho de 2 kilos de sal gorda colocamos las doradas limpias. En la pescadería debemos avisar de que son para hornear a la sal, pues así no las desescaman y le quitan las tripas por la boca y no las abren. 

Tapamos las doradas con los otros dos kilos de sal. 

Cerramos las dos bandejas para que formen un horno y las colocamos en la cocina solar. 



Las llamas solares inciden tanto por abajo cono por arriba para dar calor por ambos lados. 


Para comprobar que todo va bien, debemos tomarle la temperatura al horno al cabo de media hora, ya que necesitamos más de 200 grados centígrados, que solo conseguiremos con la cocina bien orientada (ver sombra en el suelo paralela a la estructura) y con cielos muy azules. 

Mido la temperatura de la chapa superior.


y luego de la bandeja inferior. 


La máxima medida ha sido de 263 grados.  Todo va bien. 


El generador de fotones a 150 millones de kilómetros entregando su energía silenciosamente y sin factura de la luz... 


Al cabo de casi 2 horas decidí que ya olía a pescado bien horneado y con cuidado fui quitando la sal de las doradas.

Las acompañamos de unas patatas enteras horneadas al Sol. 

Y me dio tiempo de hacer un café solar con el Sol de tarde. 


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada